Entradas en este blog

875 entradas

Ultima actualización: 20 de Noviembre de 2017

(Se incluyen artículos y otros medios de comunicación desde 1981 a la actualidad publicados en El Colonial, El País, Diario Córdoba, La Voz de Córdoba, El Día de Córdoba y algunos otros medios de comunicación impresa, bien escritos por mi, bien que aparezcan noticias relacionadas con la Salud, o con alguno de mis tres pueblos: Adamuz, Monturque o Fuente Palmera)





Citas

De entre los conceptos hermenéuticos básicos aplicables a la ETICA, el principal es el de la SOLIDARIDAD" (M. Kelly)
---------------------------------------------------------------
"Pobre del líder que ignora a quien le facilitó el autodescubrimiento de su liderazgo y le ayuda a mantenerlo" (B. Galan)
----------------------------------------------------------------
"Dijo a la lengua el suspiro:
echate a buscar palabras
que digan lo que yo digo" (Copla andaluza)
------
"Dijo el suspiro al silencio:
yo digo lo que tu quieres
decir, y no estás diciendo" (Dr. Pedro Laín Entralgo)

El tiempo en Monturque

Sígueme por correo-e

domingo, 9 de diciembre de 2007

¿Gestión Sanitaria? En Atención Primaria, NO

Querido amigo Manolo:
¿Hasta cuando aguantaremos? Tengo verdadera curiosidad por conocer la fecha en la que digamos "hasta aquí hemos llegado" y nos plantemos indefinidamente hasta que sean expulsados todos aquellos que han destruido la Reforma de Atención Primaria y continúan hundiéndola, y
retomemos por enésima vez la reconstrucción de su maltrecha esencia.
Lamentablemente, los más nuevos, los recién terminados expresan su
descontento apenas sin mojarse en el caos y desorganización en la que
estamos inmersos. Se manifiestan en contra del Sistema (o mejor dicho
del anti-Sistema) huyendo del mismo y probando fortuna en otros países
de nuestro entorno. Allí encuentran lo que nos falta aquí: mejores
condiciones laborales y salariales, tiempo para atender a la población y
desarrollar programas, procesos y proyectos, consideración y
reconocimiento por parte de sus gerentes, etc.
Me animé a escribirte hace dos meses cuando recibí nuestra revista (cada
número supera al anterior, es magnífica, enhorabuena) de septiembre.
MEDICINA DE FAMILIA ANDALUCIA es la muestra de un trabajo bien hecho por
un grupo de profesionales a pesar de las condiciones y circunstancias
que sufrimos día a día en nuestros trabajos.
Nunca he sabido y sigo sin saber a quien atienden nuestros gestores, en
qué fuentes beben el conocimiento para después disponer y organizar. No
sé si consultan a las sociedades científicas, si se relacionan con los
trabajadores de a pie. Al menos conmigo nunca lo han hecho, a pesar de
haber estado al otro lado de la mesa (como Director de Distrito que se
empapaba de los problemas y compartía las soluciones, consiguiendo
fácilmente los objetivos) y haber sido Secretario General Nacional y
Presidente Autonómico de la otra Sociedad de At. Primaria (Semergen.
Tengo buenas relaciones con quienes nos gobiernan y no suelo callarme
los fallos y procuro dar ideas, aportar soluciones, etc. Pero sospecho
que están sordos o no nos quieren oir porque creen que ya lo saben todo.
Diraya. Buena herramienta, lentamente desarrollada, mal conectada,
insufrible, desesperante, ocasionadora de grandes pérdidas de tiempo
(que es dinero) ... y de árboles.
Otro día hablaremos de la prescripción pro principio activo y de los
precios de referencia: una iniciativa plausible, con finalidad
beneficiosa de entrada, para la poblaión, pero en realidad lo que ha
servido es para dar poder a las oficinas de farmacia y multiplicar sus
ganancias. ¿Sabías que hay un laboratorio envasador de medicamentos
genéricos que ofrecen el regalo de 200 envases de un medicamento muy
prescrito, con la compra de 100? Tengo ejemplos con nombres y apellidos,
así como fechas, en los que el cambio (a instancia del farmacéutico) de
un determinado genérico por ese otro que tanto beneficio deja, ha
provocado empeoramientos en pacientes que han originado un ingreso
hospitalario de varios días, poniendo en ocasiones en peligro la vida de
los mismos, por no decir el gasto que ha ocasionado al erario público.
He leido ultimamente, no recuerdo dónde, que en las CC. AA. en las que
se obliga a prescribir por principio activo se ha ahorrado menos que en
las que no es obligatorio (y eso que no cuentan el coste y gasto
indirecto como ingresos, traslados, estancias, etc, ocasionados por esta
prescripción obligada acompañada de una dispensación libre).
Termino añadiendo algo que tú también sabes acerca de la tala de
árboles. Nuestro Diraya (o mejor sus programadores) colabora en el
aumento de tala forestal no solo con el folio del régimen especial de la
minería (que al fin y al cabo es solo en las bajas y altas), sino que
abundan en ello cada semana con cada paciente que recoge su parte de
confirmación, del que salen cuatro folios de los que se le entregan dos
y los otros dos tenemos que destruirlos. ¿Por qué no quieren programar
las impresoras para que solo impriman los dos folios que no se
destruyen? Esto huele a podrido, ya que llevamos tiempo denunciando este
despilfarro y este atentado contra la capa de ozono, sin que haya
respuesta correctora.
Un abrazo:
Bernabé Galán

sábado, 8 de diciembre de 2007

El mañana se prepara hoy

Absolutamente de acuerdo contigo. Tengo un año más que tú, y también me considero todavía joven, aunque no creo que supere en mucho, cuando llegue el momento, la edad media de supervivencia o expectativa de vida. Tengo la misma ilusión en realizar proyectos, en poner en marcha acciones, en ayudar a los demás, en dar amor, ... que cuando tenía 22 años (cuando comencé a ejercer de médico rural). Tengo la misma o incluso más ilusión en trabajar porque veo que es necesario, cada día más, ayudar a quien lo necesita; y en el medio rural, no veas cómo se necesita. No hay derecho a que la gente no piense en el envejecimiento, en la muerte... Lo que no gusta lo quitan de en medio; no se paran a meditar lo que están haciendo, para qué lo hacen, a quien beneficia o, más bien, a quien perjudica la actitud que adoptan en la vida.
Recuerdo cuando era pequeño, en mi pueblo natal, que era frecuente vivir la muerte de alguien con frecuencia. Rara era la semana que no había un entierro y con inusitada frecuencia se enterraba a algún niño. Estábamos acostumbrados, eramos menos sensibles al sufrimiento por la pérdida de un ser querido. Cuando comencé a realizar los estudios del tercer ciclo para obtener el grado de Doctor, no tenía ni idea del tema que me iba a encomendar la Cátedra de Psiquiatría para elaborar mi tesis doctoral. Cuando el Catedrático me dio el título ("Muerte y valores de existencia") me satisfizo porque pensé que se podían sacar unas conclusiones provechosas. Efectivamente así fue, pero no me voy a extender cansándote con datos y conclusiones.
Ahora habría que hacer otra investigación similar y las conclusiones serían muy distintas. En poco tiempo, la televisión, la política, los políticos, la mejoría del estar social ( no digo no bien ni mal estar), etc, ha conseguido que gran parte de la población se haya despreocupado de la vida real y piensen que viven otra realidad. No piensan en el futuro, no cimientan el futuro, ni a nivel familiar ni, mucho menos, a nivel social. No quieren pensar que el mañana existe y no es lejano, que para llegar en buen estado a viejo hay que prepararse de joven. Cada día son más numerosos los casos de muerte prematura de jóvenes por accidente de tráfico. No piensan que a las velocidades que alcanzan sus vehículos pueden matarse o matar a algún inocente. Se te pone una cara de tonto cuando acudes al entierro de algún joven y te solidarizas con el sufrimiento de sus familiares, que te enfadas contigo mismo y te sublevas por no haber hecho todavía más por evitar lo ocurrido. Pero no se puede luchar contra la impasividad de la familia que previamente han permitido que ese hijo o hija haya dejado los estudios a los 14 años, y se haya puesto a trabajar con el único objetivo de obtener dinero para comprarse una moto con la que "fardar" ante sus colegas haciendo barbaridades y olvidándose del valor de sus vidas. ¿Son estos quienes se encargarán de nosotros dentro de unos años? El panorama es sombrío: no quieren saber nada del paso de los años; no respetan a los mayores de hoy y no quieren que sus padres envejezcan. No piensan en la muerte. Gastan el presente no pensando en el mañana. No vale la pena hacer un llamamiento a quienes pueden poner las bases para corregir esta terrible desviación. No van a hacer caso. No interesa. Es mejor dejar las cosas como están: pseudofelicidad, falta de respeto, agresividad, ausencia de valores, dependencia (a la tele, al fútbol, a las revistas del corazón, a las drogas, al trabajo como generador de recursos para ocio peligroso, ...), beligerancia, fanatismo, extremismos políticos, oposición permanente. Es mejor seguir así que ponerse de acuerdo y plantar la semilla legislativa y jurídica que siente de una vez y para siempre las bases de la convivencia y la felicidad, no importándonos la edad.

miércoles, 3 de octubre de 2007

Inundaciones en Monturque

He visto hoy imágenes de las inundaciones últimas, y me ha apenado mucho ver anegados Los Faroles, la casa de Carmen Piedras y el taller de Rafalín. La tristeza que me ha producido se ha visto disminuida cuando he observado que la solidaridad de los vecinos ha vuelto a pronunciarse en los monturqueños. Espero que se solucionen los desperfectos y que todo vuelva a la normalidad. Hay que buscar una solución definitiva para que no vuelva a ocurrir más veces. En estos momentos es cuando se aprecia el valor de las personas próximas a los "poderes políticos": cuando se olvida el color y se defiende al pueblo; cuando se dejan atrás protagonismos y se solucionan problemas. Monturque, pueblo milenario, sabrá premiar a quien lo cuide.

domingo, 30 de septiembre de 2007

PRESENTACIÓN DEL PREGONERO DE LA FERIA REAL DE LA COLONIA DE FUENTE PALMERA, AÑO 2007

PRESENTACIÓN DEL PREGONERO DE LA FERIA REAL DE LA COLONIA DE FUENTE PALMERA, AÑO 2007, D. ANTONIO ROJAS MUÑOZ, a cargo del Pregonero del año anterior, D. Bernabé Galán Sánchez.

Buenas noches. Bienvenidos. Gracias por estar aquí. Con vuestra presencia, esta plaza se engalana aún más y se respira un aire de mayor compromiso, libertad, solidaridad, apoyo y ganas de que comiencen las fiestas.

Ayer, lamentablemente, la Plaza de la Colonia se llenaba de personas para despedir a un joven colono que seguro estaba deseando que llegara este día. Con el dolor de su pérdida y renovando nuestro compromiso y nuestro apoyo y solidaridad a su familia, iniciamos estas tradicionales fiestas.

También va siendo tradición en los últimos años, el hecho de que la presentación del Pregonero de la Feria Real de la Colonia corra a cargo de la persona que glosó el Pregón el año anterior.

Si para mí fue un enorme honor dar el Pregón del año 2006, no lo es menos el ser el presentador del pregonero de las fiestas que hoy comienzan. No solo por la amistad que nos une, que me facilita el camino en los elogios que podría hacer de él, sino porque se trata de alguien que calladamente ha trabajado por esta Colonia y ha colaborado en su desarrollo. Y estas dos características, que son las que más se deben valorar a la hora de calificar la trayectoria de una persona, como son la humildad y la fuerza de voluntad, las tiene el protagonista de esta noche.

Más de dos terceras partes de la vida de Don Antonio Rojas Muñoz han transcurrido en Fuente Palmera. Aunque nació y creció en Montoro, llegó a nuestra Colonia, hace 35 años. Aquí formó su familia: se casó y nacieron y crecieron sus hijos Antonio y Eva.

Cuando llegué a Fuente Palmera, unos años después, no tardamos en conocernos y en entablar una amistad que perdura en el tiempo. Nuestros hijos crecieron juntos, nuestras esposas se llevan tan bien que hasta se llaman igual, Matildes. Por lo tanto, elogiar su figura por mi parte puede tender a ser un poco subjetiva. Por ello, voy a intentar no caer en esa falta, con la ayuda de algunas citas de Pablo Iglesias y de Gregorio Marañón.

De los 35 años que ha estado entre nosotros, Antonio Rojas, ha desempeñado su misión 8 años en el Colegio Público Purísima Concepción, y los últimos 27 trabajó en el Colegio Público Federico García Lorca, despidiéndose como Director del mismo, cargo que ha ocupado durante 11 años ininterrumpidos.

Como persona comprometida con la sociedad trabajó también como Concejal durante una legislatura en nuestro Ayuntamiento. Desde que lo conozco he apreciado en él la fidelidad a una misma conducta. Pienso que quien defiende una idea, puede equivocarse o estar equivocado. Pero quien es fiel a una conducta, a través de las ideas, podrá ser alabado o perseguido, pero no se equivocará jamás. Pienso que todas las ideas políticas son buenas, pero han de tener dos condiciones: una es que han de ser profesadas con desinterés y la otra es que nunca deben servir como pretexto para quitar ni un ápice de libertad a nadie.

Don Antonio, como maestro de verdad, ofrece a sus alumnos la lección de saber andar con responsabilidad por la vida. Esa vida que debemos a nuestros padres, y que es fruto de unos minutos de frugal pasión. Sin embargo el maestro, que no nos ha dado la vida, lo que nos da es una entrega consciente, desinteresada, con una generosidad que no se puede medir. Los padres, en nuestro infinito amor a nuestros hijos, lo que siempre pedimos o exigimos que al menos, alguna vez, una parte de nuestra ternura, nos sea devuelta con la misma moneda de amor. El maestro, sin embargo, no pide nada a cambio de todo lo que da. Todo lo que ha aprendido en las largas noches de esfuerzo, todo lo da en un instante, a quien se lo pida, sin preguntar quien es, sin conocerle, sin pedirle nada a cambio.

Hay tres categorías de maestros. Unos, los peores, que no enseñan nada; otros, medianos, que enseñan lo que saben; y por último los que enseñan, no las cosas que saben, sino los modos de aprender las cosas necesarias para desenvolverse en la vida; y estos, sin duda son los mejores.

Para ser un buen maestro, no es necesario enseñar muchas cosas. El gran maestro, quizá, enseña pocas cosas o las enseña envueltas de una prudencia tal que no quedan adheridas a la mente del discípulo, sino que, después de posarse en él como el suave contacto de una pluma, parecen otra vez volar. Este maestro, el verdadero, no aspira a que nadie piense como él. Lo que quisiera es que por medio de su enseñanza, su pensamiento se transformase en otro pensamiento al pasar por la mente de su discípulo. Su mayor cuidado es conservar la personalidad de los que le siguen o, cuando no existe esta, crearla. Y la personalidad no se concibe sin originalidad, aun cuando pueda y deba nutrirse de la experiencia de los que le precedieron.

Este modelo de Maestro, del que es representante Antonio Rojas, ha proliferado en nuestra Colonia. Tenemos que estar orgullosos de ellos. Vienen a mi mente numerosos profesores que se han dejado y se siguen dejando la piel en las aulas de nuestros colegios trabajando para proporcionar herramientas a nuestros jóvenes para que con ellas puedan afrontar dignamente su futuro. Es tan larga la lista que no me perdonaría el olvidar algún nombre. Por ello solicito de cada uno de los presentes que evoquéis una o varias figuras del profesorado que estemos añorando y que entre todos hagamos de este ejercicio de recuerdo un homenaje a estos profesionales que inunde la celebración de esta noche.

Don Antonio Rojas, este próximo curso no estará en nuestras aulas. Se va a Córdoba, pero no nos abandona. Su obra queda entre nosotros. Seguiremos recogiendo los frutos que nos traerán nuestros hijos y nuestros nietos.

Quiero terminar enlazando unas palabras de Pablo Iglesias que complementan una cita de Gregorio Marañón ya manifestada esta noche: “Sois socialistas no para amar en silencio vuestras ideas ni para recrearos con su grandeza y con el espíritu de justicia que las anima, sino para llevarlas a todas partes”.

Antonio, sigue así donde quiera que vayas. Sigue predicando con tu ejemplo la fidelidad a la conducta. Muchas gracias por permitirnos ser tus amigos. Muchas gracias por tu enseñanza.

Gracias.

domingo, 2 de septiembre de 2007

El dinero de la vacuna contra el cáncer de cérvix, para educación sanitaria

Bernabé Galán
Doctor en Medicina. Especialista en Medicina de Familia y Comunitaria
Centro de Salud de Fuente Palmera (Córdoba)

Leyendo el pasado día 1 de septiembre un periódico de tirada nacional, me sorprendió negativamente la lectura de una carta al Director escrita por un Médico General, líder mundial de opinión, como es el Dr. Juan Gervas. Dicha misiva se refería a la vacuna contra el cáncer de útero. El sorprenderme no fue por el contenido, que apoyo y suscribo íntegramente, sino por la ubicación en el apartado de “cartas al director”. Un escrito que hace alusión a un tema tan importante, no por las vidas que salve (pocas), sino por el gasto que va a suponer al Estado (o Autonomías, que también son Estado) si al final se incluye en el calendario vacunal. Creo que antes de crear expectativas falsas a la población, se debería haber consultado a quien entienda tanto de Salud real (la del día a día, la del contacto con las personas, la del conocimiento de la realidad) y también de Economía de la Salud. Hay profesionales en nuestro País, conocidos de sobra, que pueden aportar mucho, sin protagonismos ni con intereses económicos de por medio. El Dr. Gervas es ejemplo de líder de opinión médica, por no tener más espacio no ha podido, estoy seguro, hablar de Educación para la Salud y del tiempo en las consultas, de la ratio pacientes/médico, etc. Con una décima parte de lo que se pudiera gastar anualmente el Estado en implementar este proyecto, y empleando ese presupuesto en Educación para la Salud y ampliando plantillas de profesionales sería suficiente para evitar muchos cánceres, y no solo de útero en la población española. Siempre se tiene a la Educación para la Salud como algo a lo que se acude y cita por parte de los políticos, pero no se la toman en serio. Se sabe que la EpS es mucho más importante, que con ella se salvan muchas más vidas, que se goza de una mejor calidad de vida, que disminuyen las enfermedades que dependen de una modificación de hábitos, que se debe comenzar en la escuela primaria, que fundamentalmente se ha de implementar por profesores con el apoyo de profesionales sanitarios, etc., etc. Se sabe, pero no se cree en ella. Y no se cree en ella porque no se le ven los frutos a corto plazo, como tampoco se le verán a esta vacuna que se pretende imponer en el calendario vacunal. Y en este caso serán tan escasos, que no se merece ese esfuerzo en una dirección, a mi parecer, equivocada.

domingo, 19 de agosto de 2007

Exodo de Médicos Españoles vs Entrada de Médicos Extranjeros

MÉDICOS EXTRANJEROS

Bernabé Galán Sánchez
Doctor en Medicina. Médico de Familia.

Respecto al éxodo de Médicos españoles y en especial andaluces al extranjero o a otras Comunidades Autónomas, sospecho que ni el Presidente de la Junta de Andalucía, ni la Consejera, ni el Presidente del Gobierno, ni el Ministro de Sanidad, conocen del todo qué es lo que está ocurriendo. Porque si lo conocieran no me explico cómo no están cesando a los culpables, que los hay. ¿Les informan bien? ¿Les presentan las verdaderas cuentas? ¿Conocen los métodos correctos para dar una información veraz del gasto sanitario global? ¿Conocen la incidencia que supone el hecho de perder médicos españoles que huyen a otros sitios? ¿Conocen el perjuicio de contratar médicos extranjeros que desconocen nuestro idioma, nuestras expresiones, nuestros giros, nuestra idiosincrasia? No me creo que estén contratando intérpretes para poder traducir anamnesis, síntomas, “retransmitir” la exploración, traducir el pronóstico e intervenir en el tratamiento.
Es difícil en muchas ocasiones, para médicos que llevamos más de treinta años de ejercicio profesional, entender lo que nos dice o nos quiere decir un paciente. Generalmente suele ser más difícil conforme más grave es su padecimiento o peligre su vida, por problemas orgánicos y/o psiquiátricos.
¿Se ha valorado el coste de la formación de un médico español? Ese coste es soportado por el Estado, que se gasta sus dineros para tener unos profesionales bien formados que respondan de la salud de sus ciudadanos una vez terminado el periodo de formación. Es un dinero perdido en muchos casos. El hecho de unas condiciones laborales y retributivas lamentables hace que los recién acabados y los no tanto emigren a otros sitios donde con mucho menos trabajo y presión asistencial y administrativa obtienen unos sueldos dignos, que duplican y triplican los de los más veteranos en España.
En resumen: Se forman profesionales españoles, en España, y tenemos un déficit enorme de ellos en nuestro País, no porque se formen pocos sino porque emigran a otros países en busca de mejores condiciones laborables y retributivas. Mientras tanto, o se contratan extranjeros, con una formación no acreditada, a quienes se les paga mal (como al resto del personal) pero se les pone intérpretes, a quienes también se les paga (no sé si bien o muy bien) para que intervengan en el acto médico. Ya no es relación médico-paciente de lo que hay que hablar cuando tratamos de comunicación en salud y enfermedad. Ahora comenzaremos a hablar y a hacer estudios de investigación sobre la relación médico-intérprete-paciente y su influencia en la vida de las personas.
¿Será posible que esto que he escrito llegue a los oídos de quienes tiene que llegar, y busquemos soluciones para mejorar esta situación?

domingo, 8 de julio de 2007

Fuente Palmera: Reflexiones sobre la casi perdida California Europea

Fuente Palmera a 8 de Julio de 2007

Tengo que confesar que en estos momentos me encuentro con optimismo y ganas de trabajar (que nunca me han faltado en los 27 años que llevo en Fuente Palmera) similares a los que tenía cuando llegué a esta Colonia en 1980. Me encontré una zona muy atrasada y aislada; muy deprimida socio-culturalmente, amén de su problema geográfico de dispersión. Sus habitantes, a pesar del corto periodo de tiempo transcurrido desde que Carlos III les había dado carta de ciudadanía española, no solo se habían olvidado del idioma de sus antepasados, sino que para más inri desconocían sus raíces y la procedencia de sus tatarabuelos. El índice de analfabetismo era muy superior a la media andaluza ya de por sí muy elevado. La situación sanitaria era deplorable. El paro importante. Había pocas escuelas, a pesar de que aquel curso comenzaba su andadura un nuevo colegio (el Federico García Lorca) Las pocas casas que se construían no se terminaban, dejando sin enlucir ni encalar las paredes de su perímetro, por lo que abundaban los problemas de salud ocasionados por semejante falta de aislamiento. El proyecto urbanístico primitivo, ideado por los ilustrados de Carlos III, se estaba desvirtuando al no existir un Plan urbanístico ni unas normas subsidiarias. Lo que ocurría en cada aldea no trascendía más allá de las propias fronteras y los colonos eran desconocedores de lo que en los distintos núcleos de población realizaban sus vecinos. Había pocos universitarios. No había Instituto de Enseñanzas Medias, y legiones de jóvenes estudiantes movilizaban día a día flotas de autobuses para trasladarse a los Centros Educativos de los pueblos próximos o a la capital de la provincia.

Estábamos solamente tres médicos y 2 enfermeros para toda la Colonia y solo un consultorio al que acudir desde los distintos pueblos. Los niños tenían que ser atendidos por los Médicos Generales. Los Especialistas nos caían muy lejos, y había que estar todo el día en la Capital para ser atendido en pocos minutos. Para hacer un simple control de diabetes estos pacientes tenían que ir a Córdoba. Podría seguir relatando innumerables circunstancias similares.

Desde el primer día de estancia aquí me dí cuenta de algo que no había apreciado en ninguna otra parte: individualismo, solidaridad oculta, laboriosidad, inventiva,... Era una idiosincrasia en la que se mezclaban una serie de características, tanto positivas como negativas, que a pesar de ellas desembocaban en la posibilidad de realizar un trabajo en equipo que se podía desarrollar sin que se diesen cuenta de que lo estaban realizando.

Recién llegado a Fuente Palmera me entero de que aquí y muy pronto se pondría en marcha el más moderno Plan de Regadíos de Europa y que ello traería trabajo y riqueza para nuestra Colonia: se iban a crear más de dos mil puestos de trabajo, iba a aumentar la población ostensiblemente, vendría mucha gente de fuera, con otra cultura que se mezclaría con la autóctona; los puestos de trabajo nuevos no serían precisamente para trabajar en el campo como hasta ahora, sino en industrias de transformación de los productos agro-ganaderos y especialmente en servicios, y para ello tendríamos que estar preparados, y habría que proporcionar las bases formativas a nuestros jóvenes para que fuesen ellos quienes ocupasen prioritariamente los puestos de trabajo que se crearían en su pueblo y no fuesen ocupados por forasteros.

Al ser consciente de la envergadura del proyecto me corrió un sudor frío por todo el cuerpo, ya que me di cuenta de que el enorme cambio que se iba a producir podría suponer un peligro para el futuro de la Colonia si no se sentaban unas bases sólidas asegurándolo. Fuente Palmera iba a pasar de ser una zona muy deprimida socio-culturalmente a ser una población próspera y muy rica. Estaba destinada a ser la "California Europea". Esto podía ser negativo para los colonos si no se encauzaba. En pocos años una zona pobre en lo económico y en lo cultural iba a pasar a ser muy rica en lo primero; pero no daba tiempo a enriquecerla en lo segundo.
Había que ponerse a trabajar. No podíamos perder ni un segundo y había que trabajar duro. Antes que nada y a la par había que dar a conocer al mundo la existencia de Fuente Palmera, por lo que había que sacarla casi todos los días en prensa cantando sus excelencias, que aunque pocas por entonces, escritas de una manera amena y que "enganchara" a los lectores, se fuese hablando de nuestra Colonia fuera de nuestras fronteras y fuese conocida en los ámbitos industriales, empresariales y económicos necesarios.

Pero día a día había que trabajar en aquella mesa de trabajo, que por aquel entonces solo tenía trabajo y no le habían crecido las patas necesarias para que este fuese estable y eficiente. A este tablero que estaba a ras del suelo le tenían que crecer las patas de la comunicación, la educación, la sanidad, el conocimiento de la propia historia, la creación de tejido empresarial, el urbanismo, las infraestructuras, y otra muy importante que era la de dar entrada a todas las innovaciones futuras de la ciencia y la tecnología.

Cualquiera que lea estas líneas hasta ahora se puede preguntar: ¿qué hace un Médico recién llegado a Fuente Palmera pensando en todas estas cosas? Yo lo tenía muy claro a pesar de las críticas de mis propios compañeros de entonces que no comprendían por qué me implicaba tanto en este embrión de proyecto. Tenía claro que mi misión en Fuente Palmera no era solo la de médico. Mi concepción de la figura del Médico es la de ayudar globalmente a la población en la que te encuentras en cada momento. Procurar la salud de mis vecinos no era solo curarlos. Era proporcionarles los medios para que pudiesen cuidarse y ser felices. Por lo tanto, mi misión en Fuente Palmera tenía que ser la de ayudar holísticamente a que mejoraran las condiciones económicas y socioculturales de los colonos.

Venía a este pueblo como Médico, trasladado de otro donde los vecinos se habían empeñado en elegirme como Alcalde en las primeras elecciones municipales democráticas. Cosa que yo había aceptado con dos condiciones que se cumplieron inexorablemente: seguiría siendo el Médico del pueblo y no cobraría ni un duro como Alcalde. Al fin y al cabo como Médico estaba al servicio del pueblo las 24 horas del día y por ello cobraba mi sueldo; y lo mismo me daba atender un problema del municipio en la consulta que un enfermo en la Alcaldía. Allí dejé planteados numerosos proyectos que posteriormente a lo largo de los años siguientes fueron desarrollando y terminando los que me sucedieron. Por ello, no me sería difícil ayudar a Fuente Palmera a planificar su futuro, máxime cuando el equipo de gobierno municipal de la Colonia estaba dirigido por personas pertenecientes al partido político con el que se había fusionado el que yo había pertenecido hasta entonces. Aclaro esto del partido político, a pesar de que para ayudar a los demás no me importan las siglas sino las personas, sus ganas de trabajar, su honestidad, su ética, su entrega altruista a los demás, y sobre todo que me permitan trabajar y desarrollar mis ideas.

Aclarado lo anterior, sigo relatando los comienzos de una frustrada "California de Europa". Sentamos las bases para que así fuera, pero los personalismos, las envidias, los protagonismos, los celos partidistas y partidarios dentro del Partido, la hipocresía, el cinismo, la falta de preparación de algunos, frenaron y estrangularon el desarrollo y el futuro de nuestra Colonia.
De todos es conocido lo que ocurrió. Quien quiera recordarlo solo tiene que consultar la hemeroteca: carreteras nuevas, edificios escolares en todos los núcleos de población, actos del 215 aniversario de la Fundación de la Colonia, recuperación de costumbres y sobre todo del Baile de los Locos, construcción y puesta en marcha del Instituto de Enseñanzas Medias, Escuela de educación de Adultos, anticipo de la Reforma Educativa respecto al resto de España, implantación de la vacuna triple vírica varios años antes que el resto de España, creación de Consultorios Locales en cuatro pueblos de la Colonia, puesta en marcha de la Reforma Sanitaria y aumento de la plantilla de profesionales de la salud, creación de un periódico local que sirvió de ejemplo para la creación de otros muchos en otros municipios, Asamblea Local de Cruz Roja, creación de Sociedades Agrarias de Transformación, Olimpíadas Escolares, rondalla, asociaciones de vecinos, Asociación de Empresarios, Escuela de Empresas, etc, etc. La lista es interminable.
Habíamos sentado las bases. Todo estaba preparado para poder soportar el desarrollo que se nos venía encima.

Pero ¿qué ha ocurrido para que el sueño dorado no se haya terminado aún, y no salgamos de la pesadilla a la que hemos estado sometidos? Sintetizaré: Quienes tenían que dirigir el carro del desarrollo por las veredas y caminos trazados para llevarnos a las autopistas del futuro, se salieron del trayecto previsto, marcado y calculado. No solo se salieron de la ruta, sino que por distintas motivaciones e intereses y con distintas estrategias y subterfugios obligaron a bajarse del carro a todos quienes no participábamos de la transgresión de las normas y la traición al pueblo, porque sabíamos que de aquella manera no se llegaría a la meta marcada, aunque encubrieran el fracaso con falsas e inútiles consecuciones parciales, que solo beneficiaban a muy pocos y perjudicaban a muchos, como al final se ha demostrado. A pesar de ello, por lo que a mi respecta, he seguido luchando y trabajando por la Colonia y los colonos como el primer día. Me da lástima de algún personaje que otro que, por oscuros motivos que intuyo, han intentado desprestigiarme en ámbitos superiores por los que se han movido subrepticiamente con el objetivo de seguir sacando tajada. Aún así no han conseguido quitarme un ápice de ilusión y fortaleza para seguir trabajando por esta Colonia.

Ahora tenemos la oportunidad de volver al camino abandonado, y que contracorriente y por dificultosos montes y siempre cuesta arriba, se ha intentado alcanzar en los últimos tiempos. Ahora tenemos un nuevo carro al que están dispuestos muchos a volver a subir. Pero hay que seleccionar muy bien a los viajeros, ya que no todos van con la misma intención, ni tienen la misma idea de Colonia: mientras muchos quieren volver a poner las bases de aquella "California de Europa", otros quieren poner las bases de su propio aprovechamiento y enriquecimiento.
En los discursos de toma de posesión de los nuevos ediles de nuestro Municipio, los distintos portavoces y con distintos matices, manifestaron su deseo de colaborar y unir sus fuerzas para reconducir la situación. El pueblo está entusiasmado y a la expectativa tras oír estas promesas. No hay que defraudarlo, pero tampoco hay que olvidarlo ni dejarlo sin participación. Todos somos necesarios, todos tenemos que ser tenidos en cuenta en el grado de responsabilidad que a cada uno le corresponda. Hay que ir desarrollando proyectos conforme se puedan abordar y se cuente con medios, infraestructura y personas para implementarlos. Para ello hay que descentralizar la gestión, responsabilizar, delegar, coordinar, supervisar todo lo que se pretenda hacer. No hay que tener prisas, ni querer hacer todo el primer año. Precisamente en este primer periodo lo que hay que llevar a cabo son las medidas que puedan ser peor comprendidas por los ciudadanos, mal acostumbrados a pensar que "todo lo tienen que hacer el Ayuntamiento", "que lo paguen ellos", etc, porque han estado siendo engañados cuando más fácil hubiera sido el crear conciencia de que "Ayuntamiento somos todos" y esos "ellos" que tienen que pagar, somos todos porque al fin y al cabo al Ayuntamiento y a "ellos" quienes los mantenemos y pagamos somos nosotros con el dinero que sale de nuestro trabajo.

Hay mucho que hacer y mucha conciencia que crear: entusiasmar a la juventud, encomendándole tareas que ellos saben realizar mejor que nadie, mejorar la educación y la enseñanza, movilizar al voluntariado, apoyar a las empresas, mantener limpias nuestras calles, tratar seriamente la ocupación de la vía pública por muy pocos en perjuicio de la mayoría, completar los avances en temas sanitarios frenados desde hace seis o siete años, buscar y aplicar formas para recuperar patrimonio municipal, etc.
Quiero terminar como comencé manifestando mi optimismo en el futuro viendo la buena predisposición manifestada por todos. Ojalá continúe este clima de tranquilidad y deseos de trabajar por la Colonia, por el que nos debemos felicitar todos.

viernes, 13 de abril de 2007

Envejecimiento y Enfermedad de Alzheimer

EL ENVEJECIMIENTO Y LA ENFERMEDAD DE ALZHEIMER

Conferencia pronunciada en el Salón de Actos del Edificio de Usos Múltiples de Fuente Palmera, con motivo de los primeros pasos para la Fundación de una Asociación de Afectados por la Enfermedad de Alzheimer.
Dr. D. Bernabé Galán Sánchez. Especialista en Medicina de Familia y Comunitaria




Diapo 1 y 2
Gracias por la invitación a participar en esta Jornada sobre un tema tan interesante y, por desgracia, con una actualidad progresivamente más presente en nuestras vidas.
Gracias a quienes organizan estas jornadas, ya que con ello colaboran en la mejora de las condiciones de estos pacientes y de quienes los cuidan.
El título de esta ponencia, muy bien ideado, nos habla de envejecimiento y Alzheimer. Aunque pensemos que ambas palabras van siempre unidas, no siempre ocurre así, ya que como veremos la enfermedad de Alzheimer puede comenzar en etapas anteriores a la senectud.

Diapo 3
El envejecimiento es un proceso deletéreo, progresivo, intrínseco y universal que con el tiempo ocurre en todo ser vivo a consecuencia de la interacción de la genética del individuo y su medio ambiente.
Podría también definirse como todas las alteraciones que se producen en un organismo con el paso del tiempo y que conducen a pérdidas funcionales y a la muerte.
Es difícil determinar el momento en que éste se inicia, algunos autores consideran que se manifiesta a partir del momento de la máxima vitalidad alrededor de los 30 años en el hombre.
Probablemente, el envejecimiento (al contrario del crecimiento) no es un fenómeno genéticamente programado. En la actualidad el período de vida del ser humano se cuantifica con un máximo de 120 años, cuando los fenómenos intrínsecos del crecimiento y del envejecimiento se desarrollan en un medio adecuado. De no ser así, la duración cronológica de la vida humana se reduce proporcionalmente, aún cuando el espacio biológico sea en todos los individuos el mismo. En efecto los avances socio-sanitarios, en especial los de la medicina preventiva, y también la aparición de los antibióticos junto con los grandes progresos en la nutrición, han logrado que la esperanza de vida al nacer, que era de 50 años a principios de siglo, sea en los países desarrollados de 75 años en la actualidad.
Las consecuencias de éstos cambios ya se han hecho sentir en los sistemas de salud en muchos países, debido a que la atención médica del paciente anciano implica cambios estructurales en los mismos para revertir las tendencias hacia la discriminación habitual en éste grupo de pacientes. La sociedad en general debe reconocer que el envejecimiento de una gran proporción de sus miembros la afecta como un todo y no es un fenómeno que concierna solo a los mayores.

Diapo 4
El ser humano asume el envejecimiento de acuerdo a sus tradiciones y su cultura. Vemos cómo en la antigüedad, los ancianos eran venerados. En la actualidad, la industria de la cosmética gira no solo en torno a la belleza si no también a evitar las señales del envejecimiento. Antiguamente, en la época del Imperio Romano, se consideraba anciano a una persona que sobrepasara los 45 años de vida; hoy en día, se considera anciano a aquellos que sobrepasan los 60 años. Hoy en día, es más común encontrar personas que alcanzan los 90 o 100 años de edad debido al mejoramiento de la calidad de vida y al ambiente de su entorno.
¿Qué factores afectan el envejecimiento de los humanos?: Medioambientales, Económicos, Genéticos, Calidad de vida, Sociales, Políticos, Psicológicos y Biológicos.



Diapo 5
¿Qué repercusiones tiene el envejecimiento en la salud pública?
Entre 2000 y 2050, la población mundial de 60 años o más se multiplicará por más de tres, pasando de 600 millones a 2000 millones. La mayor parte de ese aumento se producirá en países en desarrollo, donde pasarán de 400 a 1700 millones en ese mismo periodo.
Este cambio demográfico tiene varias repercusiones en la salud pública. La buena salud es esencial para que las personas mayores mantengan su independencia y participen en la vida de la familia y de la comunidad. Las actividades de promoción de la salud y prevención de las enfermedades a lo largo de toda la vida pueden evitar o retrasar la aparición de enfermedades no transmisibles y crónicas, como las cardiopatías, los accidentes vasculares cerebrales y el cáncer.
Los servicios de atención primaria deben proporcionar una atención accesible, integrada y regular a las personas mayores que padecen estos trastornos. Las enfermedades crónicas requieren un seguimiento para reducir al mínimo las discapacidades asociadas y sus efectos negativos sobre la calidad de vida. La naturaleza continua de esa atención significa que será más eficaz si se presta en entornos basados en la comunidad, como los centros de atención primaria.
Las acciones de salud pública pueden contar con las capacidades de las personas mayores. La creciente población mundial de personas mayores desempeña un papel fundamental, por ejemplo, en el voluntariado, la transmisión de experiencias y conocimientos, la ayuda a sus familias en la prestación de cuidados y su participación cada vez mayor en la fuerza laboral remunerada.

Diapo 6
Refiriéndonos a Fuente Palmera, y teniendo en cuenta el censo oficial tomado de los datos que nos ofrece el Instituto Nacional de Estadística, vemos cómo de las 1943 personas mayores de 60 años de 2006, extrapolando datos a 2050, existirán en nuestra Colonia 6412 personas mayores de 60 años.

Diapo 7
La demencia es una enfermedad frecuente, grave, larga y penosa que presenta un alto grado de complicación tanto en los aspectos diagnósticos como terapéuticos. Es un trastorno cerebral que afecta de forma grave la habilidad de una persona para llevar a cabo sus actividades diarias. La enfermedad de Alzheimer es el tipo más frecuente de demencia entre las personas mayores y afecta las partes del cerebro que controlan el pensamiento, la memoria y el lenguaje. Aunque los científicos aprenden más todos los días sobre esta enfermedad, estos aún no saben cual es la causa y no han descubierto un tratamiento para curarla.
Toda demencia produce un importantísimo impacto personal, familiar y social cuyas consecuencias son imposibles de eludir. Por todo ello requiere una multiplicidad de abordajes que solo se pueden afrontar desde perspectivas abiertas y multidisciplinarias.

Diapo 8
Para que un síndrome demencial pueda ser considerado como tal, ha de revestir las siguientes características:
1. Nivel de conciencia normal.
2. Ser adquirido, no poseído anteriormente (oligofrenia)
3. Persistente en el tiempo (duración de semanas o meses)
4. Afectar a diferentes funciones cognitivas, intelectivas y psicológicas.
5. Tener una repercusión apreciable ( personal, laboral, social, familiar)

Diapo 9
La enfermedad de Alzheimer es una forma de demencia caracterizada por el deterioro progresivo y relativamente generalizado de las funciones superiores.
Clásicamente se le conocía como “demencia presenil” porque se daba en etapas previas a la senilidad. Hoy día no hay motivos para distinguir entre senil y presenil ya que se puede dar antes o después de los 60 años, tratándose de la misma enfermedad. Las formas de aparición en sujetos más jóvenes suelen ser más agresivas.

Diapo 10
La enfermedad de Alzheimer como entidad clínica individualizada cuenta ya con más de 100 años de historia. En noviembre de 1901 ingresó una paciente de 51 años de edad llamada Augusta D en el hospital de Francfurt con un llamativo cuadro clínico de 5 años de evolución que, tras comenzar con un delirio celotípico, había sufrido una rápida y progresiva pérdida de memoria, alucinaciones, desorientación temporoespacial, paranoia, trastornos de la conducta y un grave trastorno del lenguaje. Fue estudiada primero por Alois Alzheimer, y después por otros médicos. La enferma falleció el 8 de abril de 1906 por una septicemia, secundaria a escaras de decúbito y neumonía. El cerebro de la enferma fué remitido a Alzheimer, quien procedió a su estudio histológico. El 4 de noviembre de 1906 presentó su observación anatomoclínica con la descripción de placas seniles, ovillos neurofibrilares y cambios arterioescleróticos cerebrales. El trabajo se publicó al año siguiente con el título "Una enfermedad grave característica de la corteza cerebral". La denominación del cuadro clínico como enfermedad de Alzheimer fue introducida por Kraepelin en la octava edición de su "Manual de psiquiatría", en 1910.

Diapos 11 y 12
Los científicos también han descubierto otros cambios en el cerebro de las personas que tienen esta enfermedad. Estos cambios tienen que ver con la destrucción de células nerviosas en áreas del cerebro que son vitales para la memoria y otras facultades mentales, lo cual causa la interrupción de las conexiones entre las células nerviosas. También se presentan niveles más bajos de algunas de las sustancias químicas del cerebro que se encargan de la transmisión de mensajes entre las células nerviosas. La enfermedad de Alzheimer puede alterar los procesos del pensamiento y la memoria al interrumpir la transmisión de estos mensajes.

Diapo 13
EPIDEMIOLOGIA
Las demencias en su conjunto afectan casi al 5 % de las personas mayores de 65 años, incrementándose conforme aumenta la edad, hasta llegar al 30 % a los 85 años. Pero no hay que confundir demencia con pérdida de memoria, ya que más del 50 % de los mayores de 65 años presentan fallos de memoria que son normales y no por ello hay que pensar en que se trata de una demencia.
La enfermedad de Alzheimer se presenta en un 60-70 % del total de las demencias.
En España hay más de 600.000 personas que padecen EA. Esta enfermedad genera unos costes anuales de 2 a 4 millones de pesetas por persona, lo que supone más de 700.000 millones de pesetas en total cada año lo que el Estado gasta en atender a estos pacientes.
TODOS TENEMOS QUE COLABORAR PARA CONSEGUIR EL OBJETIVO PRINCIPAL QUE DEBEMOS PLANTEARNOS ANTE ESTA ENFERMEDAD. Este objetivo no es otro que la mejora básica de la vida de estos enfermos y la de sus familiares y cuidadores.

Diapo 14
¿Qué causa la enfermedad de Alzheimer?
Los científicos aún no entienden del todo lo qué causa la enfermedad de Alzheimer. Es probable que no haya una sola causa, sino varios factores que afectan a cada persona de forma diferente. La edad es el factor de riesgo más conocido. El número de personas que sufren de esta enfermedad se duplica cada 5 años entre las personas mayores de 65 años de edad.
Los antecedentes familiares son otro factor de riesgo. Los científicos creen que la genética puede jugar un papel importante en muchos de los casos de Alzheimer. Por ejemplo, la enfermedad de Alzheimer familiar de aparición temprana, una rara forma de la enfermedad que generalmente se manifiesta entre los 30 y 60 años de edad, es de carácter hereditario. El tipo más frecuente de Alzheimer es el de la aparición tardía.

Diapo 15
Los científicos aún tienen mucho que aprender y descubrir sobre las causas de esta enfermedad. Además de la genética, los científicos se encuentran investigando el papel que podrían desempeñar la educación, la alimentación y el ambiente en el desarrollo de la misma. Los científicos están encontrando cada vez más indicios de que algunos de los factores de riesgo de las enfermedades cardíacas y los accidentes cerebrovasculares, como la hipertensión arterial, el colesterol alto y los niveles bajos de la vitamina folato, pueden también aumentar el riesgo de desarrollar Alzheimer. También hay mayores indicios de que las actividades físicas, mentales y sociales pueden ser factores de protección contra la enfermedad.

Diapo 16
¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad de Alzheimer?
La enfermedad de Alzheimer se inicia en forma lenta. Al principio, el único síntoma pueden ser olvidos leves, los cuales pueden confundirse con cambios en la memoria asociados con la edad. La mayoría de las personas que sufren de olvidos leves no tienen Alzheimer. En la fase inicial de la enfermedad, las personas pueden tener dificultades para acordarse de eventos y actividades recientes o de los nombres de personas o cosas conocidas. Es posible que no puedan resolver problemas matemáticos sencillos. Este tipo de dificultades pueden representar una molestia, pero no son lo suficientemente graves como para causar preocupación.
Sin embargo, a medida que avanza la enfermedad, los síntomas se notan con mayor facilidad y se agravan de forma tal que hacen que las personas con Alzheimer y sus familiares busquen ayuda médica. Los olvidos o fallos de memoria empiezan a interferir con las actividades diarias. A las personas en la fase intermedia de la enfermedad, se les puede olvidar cómo hacer tareas sencillas, como cepillarse los dientes o peinarse; ya no pueden pensar con claridad; fallan en su intento de reconocer personas y lugares conocidos; y empiezan a tener problemas para hablar, entender, leer o escribir. Más adelante, pueden volverse inquietas o agresivas, o deambular fuera de sus casas. Al final, los pacientes necesitan de un cuidado permanente.

Diapo 17
¿Cómo podemos sospechar que una persona está comenzando a padecer la enfermedad de Alzheimer?
Hay una serie de signos de alarma que harán a la familia y a los conocidos ponerse en alerta:
• Pérdida de memoria que afecta a la capacidad laboral.
• Dificultad para llevar a cabo tareas familiares.
• Problemas con el lenguaje.
• Desorientación en tiempo y lugar.
• Juicio pobre o disminuido.
• Problemas con el pensamiento abstracto.
• Cosas colocadas en lugares erróneos.
• Cambios en el humor o en el comportamiento.
• Cambios en la personalidad.
• Pérdida de iniciativa.

Diapo 18
¿Cómo se diagnostica la enfermedad de Alzheimer?
Un diagnóstico temprano y exacto de la enfermedad de Alzheimer ayuda a los pacientes y a sus familias a planear para el futuro. Asimismo, les da tiempo para considerar las opciones de atención mientras el paciente está en capacidad de participar en la toma de decisiones. El diagnóstico temprano también ofrece la mejor oportunidad para tratar los síntomas de la enfermedad.
Hoy en día, la única forma definitiva de diagnóstico es determinar si hay placas y ovillos o acumulaciones en el tejido cerebral. Sin embargo, para observar el tejido cerebral los médicos deben esperar generalmente a que se haga una autopsia, el cual es un examen del cuerpo que se realiza después de que muere la persona. Por esta razón, los médicos sólo pueden hacer un diagnóstico “posible” o “probable” de la enfermedad mientras la persona está viva.
En centros especializados, los médicos pueden diagnosticar acertadamente la enfermedad hasta en un 90 por ciento de las veces. Los médicos utilizan varios instrumentos para hacer un diagnóstico probable de la enfermedad de Alzheimer. Entre estos se encuentran: preguntas sobre la salud general de la persona, problemas médicos previos y su capacidad para llevar a cabo las actividades diarias, pruebas de memoria, resolución de problemas, atención, conteo y lenguaje, exámenes médicos, como pruebas de sangre, orina o líquido cefalorraquídeo, y gammagrafías cerebrales.
Algunas veces, estas pruebas pueden ayudarle al médico a encontrar otras causas posibles de los síntomas que tiene la persona. Por ejemplo, situaciones como problemas de tiroides, reacciones a los medicamentos, depresión, tumores cerebrales y enfermedades de los vasos sanguíneos pueden causar síntomas parecidos a la enfermedad de Alzheimer. Algunas de estas otras afecciones médicas pueden tratarse en forma satisfactoria.

Diapo 19
¿Cómo se trata la enfermedad de Alzheimer?
La enfermedad de Alzheimer es una enfermedad de progresión lenta, que se inicia con problemas leves de la memoria y termina con daño cerebral grave. La evolución de la enfermedad y la rapidez con que ocurren los cambios varían de persona a persona. En promedio, los pacientes con Alzheimer viven entre 8 y 10 años después de haber sido diagnosticados, aunque algunas personas pueden vivir hasta 20 años con la enfermedad.
Ningún tratamiento puede detener la enfermedad de Alzheimer. Sin embargo, para algunas personas en las fases iniciales e intermedias, hay una serie de medicamentos que pueden ayudar a prevenir el empeoramiento de algunos síntomas durante un período limitado de tiempo. Estos son conocidos por muchos de los que están aquí presentes, ya que los toman sus familiares: tacrina (Cognex), donepezilo (Aricept), rivastigmina (Exelon) o galantamina (Reminyl)
Otro medicamento, la memantina (Axura), ha sido aprobado para tratar las fases moderadas o graves de la enfermedad, aunque también tiene efectos limitados.
Asimismo, algunas medicinas pueden ayudar a controlar los síntomas del comportamiento causados por la enfermedad de Alzheimer como el insomnio, la agitación, la deambulación, la ansiedad y la depresión. El tratamiento de estos síntomas contribuye con frecuencia a que los pacientes se sientan más cómodos y facilita su cuidado por parte de las personas que los atienden.

Diapo 20
Hemos visto y aprendido algo más sobre la enfermedad de Alzheimer. En esta ocasión se han organizado unas jornadas para tratarla y difundirla entre la población general. Pero hemos de aprovechar la presencia de ustedes aquí y seguir sensibilizándolos, ya que no solo existen enfermos de Alzheimer a quien cuidar, sino que por el contrario hay otros muchos más, de distintas edades, pero especialmente mayores, que se encuentran postrados en cama, o sin poderse valer por sí mismos, que necesitan nuestra ayuda y nuestro apoyo.
Y tenemos no solo que ser sensible nosotros, los que tenemos ya una edad madura, sino que tenemos que concienciar a nuestros hijos y nietos a hacer lo mismo. A tener respeto a los mayores, a venerarlos y ayudarlos.
La mayoría de las veces se reciben por internet tonterías y groserías; pero hay otras ocasiones en las que llegan archivos muy buenos. Recibí este que ahora voy a abrir y exponer que hace saltar las lágrimas del más insensible, porque dice unas cosas tan elementales y tan ciertas que creo que es bastante bueno para concienciar a las personas para que cuiden y mimen a sus mayores.