Entradas en este blog

874 entradas

Ultima actualización: 12 de Noviembre de 2017

(Se incluyen artículos y otros medios de comunicación desde 1981 a la actualidad publicados en El Colonial, El País, Diario Córdoba, La Voz de Córdoba, El Día de Córdoba y algunos otros medios de comunicación impresa, bien escritos por mi, bien que aparezcan noticias relacionadas con la Salud, o con alguno de mis tres pueblos: Adamuz, Monturque o Fuente Palmera)





Citas

De entre los conceptos hermenéuticos básicos aplicables a la ETICA, el principal es el de la SOLIDARIDAD" (M. Kelly)
---------------------------------------------------------------
"Pobre del líder que ignora a quien le facilitó el autodescubrimiento de su liderazgo y le ayuda a mantenerlo" (B. Galan)
----------------------------------------------------------------
"Dijo a la lengua el suspiro:
echate a buscar palabras
que digan lo que yo digo" (Copla andaluza)
------
"Dijo el suspiro al silencio:
yo digo lo que tu quieres
decir, y no estás diciendo" (Dr. Pedro Laín Entralgo)

El tiempo en Monturque

Sígueme por correo-e

miércoles, 10 de diciembre de 2008

COMUNICACION, MOTIVACION Y PARTICIPACION EN EL SISTEMA SANITARIO

Intervención del Dr. Bernabé Galán en las II Jornadas del Distrito Sanitario Guadalquivir, celebradas en Montoro el 10 de Diciembre de 2008

Quisiera dar las gracias por la invitación a participar en estas II Jornadas del Distrito Sanitario Guadalquivir. El venir a Montoro tiene para mí unas connotaciones muy especiales dada cuenta que pronto harán veinte años de la puesta en marcha de la Reforma Sanitaria en esta Comarca, y como muchos conocéis, este que os habla fué el primer Director de este Distrito. Por este motivo, y en homenaje a aquella época y a los profesionales de los primeros tiempos, he escogido un tema sobre el que creo que puede ser interesante meditar, cual es la comunicación, la motivación y la participación en el Sistema Sanitario Público y su influencia en la buena marcha de las Unidades de Gestión Clínica y Zonas Básicas de Salud.

Me he atrevido a hacer unas discretas consideraciones, que por supuesto son muy discutibles. Y lo hago desde la veteranía y la experiencia y sobre todo desde mi implicación y defensa permanentes de la Reforma Sanitaria de la Atención Primaria. Las cosas han cambiado desde entonces, y este que os habla ha sido testigo inconformista de la involución sufrida por nuestro Sistema. Tengo la experiencia a ambos lados de la mesa. Por eso no creo que exagere ni mienta cuando digo que muchos sentimos cómo nuestro Sistema hace aguas y pensamos que es preciso dar un golpe de timón importante y la adopción de medidas, tal vez impopulares, que salven el Sistema Sanitario Público Español.

Aunque la modificación del Modelo Sanitario no es competencia nuestra en estas II Jornadas, pienso que es positivo trasladar algunos de los comentarios que cotidianamente se oyen o se sienten en nuestros centros. En mi humilde opinión hay una serie de factores que influyen en un buen funcionamiento del Sistema. Fundamentalmente se trata de la comunicación, la motivación, la información y la participación.

Si NO estás MOTIVADO, no rindes ni haces rendir a la empresa. Y el rendimiento de la nuestra se mide en niveles de salud de la población, o sea lo que más valor tiene en la vida de las personas. Por lo tanto, es complicado no estar motivado ante una tarea como la nuestra. Sin embargo, conocemos y sabemos de muchos compañeros que están hundidos, que están quemados. ¿Pero qué es lo que puede influir en la Motivación de los trabajadores? Pues que haya comunicación e información en ambos sentidos, que sobre todo se vaya con la verdad y no haya ocultismo, que las condiciones de trabajo y el sueldo sean aceptables, que exista un buen ambiente en el lugar de trabajo, que tengamos sentimiento de empresa, que tengamos unos referentes “protectores”, que se nos tenga en cuenta y se nos reconozca y valore lo que hacemos y por último que exista uniformidad de acción y trato en todas las Zonas Básicas. Seguro que hay muchos más factores.

La comunicación y la información han de ser permanentes y en ambos sentidos. Algo que viene ordenado de arriba sin haber tenido en cuenta la opinión de los trabajadores no tendrá nunca el éxito esperado por la empresa. Tampoco debemos tolerar, por contra, que conociendo los trabajadores las causas del fracaso de un proyecto no se comuniquen a la jerarquía con el objetivo de subsanar los fallos y obtener el resultado que redunde en beneficio de la salud de la población.
Por supuesto, la comunicación y la información han de ser veraces y sinceras. No se deben ocultar ni maquillar datos con oscuras y/o interesadas finalidades. Y esta afirmación se refiere tanto a dirigentes como a dirigidos.

A los trabajadores nos gusta que se nos tenga en cuenta y que se reconozcan nuestros esfuerzos, aunque estos, a veces, no logren alcanzar unos objetivos no del todo consensuados, e incluso afectados por unas circunstancias adversas.
El buen ambiente en el trabajo se obtiene con una buena relación entre todos los miembros del equipo, la solidaridad entre todos, el reparto equitativo de funciones, el sentimiento de pertenencia a la empresa, teniendo referentes “protectores” que no solo sepan transmitir órdenes de arriba abajo, sino que también se atrevan a elevar y defender opiniones de la base hacia arriba. Por supuesto es difícil mantener un buen ambiente laboral si no se tienen unas buenas condiciones de trabajo y un sueldo digno, olvidándonos del complemento de productividad, origen de perjudiciales diferencias y agravios comparativos. La UNIFORMIDAD y la IGUALDAD de todas las Zonas Básicas de Salud debe ser una norma que celosamente ha ser mantenida por los Distritos. No es de recibo que en una Zona Básica falten elementos que en otras sobran, perteneciendo a un mismo Distrito Sanitario.

Cuando nos referimos a PARTICIPACIÓN no hablamos solo de la que concierne al trabajador en la toma de decisiones de la empresa, que es importante, sino también y tal vez tan importante o más, ha de ser la participación del ciudadano. Y esta no debe limitarse solamente a una participación teórica o de asistencia a reuniones. Para poder participar el ciudadano debe estar informado; debe conocer; debe comprender; debe concienciarse; debe colaborar. No sólo debe conocer la larga lista de sus derechos expuesta en todos los centros y difundida prolijamente, sino que también debe entender sus deberes y responsabilizarse en lo poco que se le pide. Para ello se le ha de enseñar, se le ha ayudar a modificar ciertas actitudes y hábitos perjudiciales no solo para su salud sino también para la supervivencia del Sistema Sanitario.

En Fuente Palmera queremos poner en marcha un proyecto de participación ambicioso, implicando todos los núcleos de población y la mayoría de las asociaciones. En estos momentos se está estabilizando nuestra plantilla de recursos humanos y se están limando algunas asperezas que han surgido en relación con las guardias y no sería elegante adelantar pormenores del proyecto hasta que no sea conocido por el equipo básico de salud definitivo.

Con la premisas enumeradas y desarrolladas a lo largo de mi humilde intervención, quiero ser optimista y pienso que en las III Jornadas estaremos en condiciones de presentar algunos datos, que no resultados, ya que estos serán palpables y objetivables más a largo plazo como nos ha ocurrido en ocasiones anteriores con otros proyectos.
Termino haciendo el ofrecimiento para celebrar las III Jornadas el próximo año en Fuente Palmera, donde podremos estrenar un salón de actos flamante, que seguro que pondrá a nuestra disposición el Ayuntamiento de la Colonia.
Muchas gracias.